Inicio » Noticias

Noticias

Anuncios

LA CALIDAD DEL AGUA EN COLOMBIA

1.       La Calidad del Agua Apta para el Consumo Humano Implica la Existencia de Unas Condiciones Fisicoquímicas y Bacteriológicas que Aseguren su Potabilidad y la Garantía de que el Agua que se Va a Consumir sea de Optima Calidad y Ser Totalmente Segura para la Salud. En el caso de Colombia este Aspecto está Regulado por el Decreto 475 de 1998.

2.       La Mala Calidad del Agua  Embotellada , su Largo proceso de Almacenamiento, su  Dudosa Procedencia y los Altos Costos que Deben Soportar las Grandes Embotelladoras en Cuanto a su Logística de Transporte, Distribución, Fuerzas de ventas y Empaque, lo Convierten en Un Producto Caro y Poco Confiable.

Cada vez  el Agua es más Contaminada y requiere de Tecnologías más Avanzadas que nos puedan Garantizar que el Agua que estamos Consumiendo sea de Optima Calidad, Tecnologías Anteriores como el Ozono se quedaron Atrás y no Satisfacen las Nuevas Necesidades y Exigencias  del Mercado.

POBLACIÓN MÁS VULNERABLE

Indudablemente, contar con Servicios de Agua De Optima Calidad y Saneamiento es un Requisito Importante para Mejorar de las Condiciones de Salud de la Población en General; sin Embargo, para los Niños, las Mujeres y el Adulto mayor esto Reviste Especial Importancia, así como para aquellos Grupos en los cuales las Desigualdades en Salud, además de prestación de servicios, es una Realidad Latente.

LOS NIÑOS.

En países industrializados, la tasa de mortalidad infantil es de 6 por cada mil nacidos vivos4.  Según la OMS, más del 90% de las muertes ocurridas por enfermedades diarreicas en los países en desarrollo se da en niños menores de 5 años, en contraste con el 9% que se registra en los países desarrollados.

 

En América Latina y el Caribe, la tasa de mortalidad en niños menores de 5 años es de 7 a 101 muertes por cada 1000 nacidos vivos, con un promedio entre 38 por cada 1000 nacidos vivos (Situación de Salud en las Américas: Indicadores Básicos – 2002).  Las enfermedades diarreicas Si la tendencia actual continua, la reducción de mortalidad infantil y de niños menores de un año en la Región alcanzarían el 54%, un escenario que está muy por debajo de los 2/3 establecidos en los objetivos.  En el 2003, la mortalidad infantil variaba entre 5.3 por 1000 nacidos vivos en Canadá hasta 80.3 por 1000 nacidos vivos en Haití cobran más del 8% de las muertes (32,000 niños) siendo la diarrea la causa principal.

Si la tendencia actual continua, la reducción de mortalidad infantil y de niños menores de un año en la Región alcanzarían el 54%, un escenario que está muy por debajo de los 2/3 establecidos en los objetivos.  En el 2003, la mortalidad infantil variaba entre 5.3 por 1000 nacidos vivos en Canadá hasta 80.3 por 1000 nacidos vivos en Haití.

En los países donde las coberturas de agua y saneamiento son mayores, las tasas de mortalidad en niños menores de cinco años son menores.  Sin lugar a duda, el mejoramiento de los servicios de saneamiento ambiental contribuirá en la reducción de los 2/3 de la tasa de mortalidad infantil.

LAS MUJERES.

Las enfermedades debidas al acceso inapropiado al agua y saneamiento limitan a las mujeres en diferentes formas y las consecuencias para las mujeres o niñas pueden ser mucho más significantes que para los varones; ellas son responsables del acarreo del agua que sus familias necesitan para la bebida, baño, cocina y otros usos domésticos, y mantener la higiene básica del hogar.  Además, las enfermedades de los niños consumen una considerable proporción del tiempo de las mujeres, el cual pudiera ser usado en otras actividades cruciales.

Existe un creciente reconocimiento de que las mujeres y los hombres en conjunto necesitan decidir las mejoras en agua y saneamiento para su comunidad.  Anteriormente, el dejar de lado las necesidades específicas de las mujeres ha llevado a que las bien intencionada instalaciones caigan en desuso.

Conseguir las metas del milenio en agua y saneamiento requiere proyectos que hagan coincidir las aspiraciones de la gente con su capacidad de pago, adoptando tecnologías y niveles de servicio adecuados.  Existe una clara evidencia de que la influencia  de las mujeres en la planificación, financiamiento y mantenimiento de los proyectos comunitarios, los hace más probables de ser exitosos en el largo plazo.

SALUD MATERNA.

El agua segura y saneamiento básico son necesarios en las instalaciones de salud para asegurar las prácticas básicas de higiene a continuación del parto.   El agua libre de contaminación es crucial para las madres gestantes para protegerlas de serias enfermedades como la hepatitis y dar a luz en centros de salud con sistemas de agua y saneamiento inadecuado y pobre manejo de residuos médicos incrementa el riesgo de enfermedades.

Se estima que durante la década pasada han muerto 190 mujeres por cada 100,000 nacimientos (alrededor de 22.000 al año) en América Latina y el Caribe. Esto constituye un grave problema de salud pública, que revela algunas de las más profundas inequidades en  las condiciones de vida; asimismo, es un reflejo del estado de salud de las mujeres en edad reproductiva,  así como de su acceso a los servicios de salud y calidad de la atención que reciben, incluido el acceso a la anticoncepción, que conlleva defunciones y daños a la salud totalmente evitables mediante un adecuado control y atención.

Existen grandes diferencias entre los países de la región y en los avances sustanciales que se espera de muchos de ellos. Solamente un pequeño grupo de países, Uruguay, Chile, Cuba, Santa Lucía, Argentina, Brasil y Costa Rica, aparece con niveles por debajo de 50 muertes por cada 100,000 nacidos vivos. El resto presenta tasas que van desde 60 hasta un máximo de 520 defunciones maternas por 100.000 nacidos vivos en Haití.

Anuncios